Bueno, para hacer justicia a la carne nacional, una periodista chilena de excepción: Soledad Onetto. Rica, inteligente, simpática, y lo que es mejor, la mujer perfecta para cualquier hombre rudo. No pondrá objeciones si llegamos a la casa con una PS3 y lo más seguro es que se anime a jugar una partida de Winning Eleven con nosotros. Señores, con ustedes: Soledad Onetto.