Se acerca mi última temporada de exámenes y luego las vacaciones de invierno, por lo que este blog quedará abandonado a su suerte hasta nuevo aviso. A modo de despedida les dejo algunas imágenes de una hembra del criadero del gran Hugh Hefner. ¿Su mérito? Ser guarra sin dejar de lado su feminidad y ese toque de inocencia que tanto gusta a mis rudos y poco inocentes lectores.

Que la fuerza os acompañe.

Más imágenes de esta muñeca aquí.