Antes del sexo, la mujer es la que piensa y el hombre no. Después del sexo, es el hombre el que piensa y la mujer no.

Pensad pues, en cómo deshacer todo lo que habeis prometido cuando la calentura nublaba vuestros pensamientos.

El Profeta, Carta a los Talibanes 14,3-4