Flaite

Estimados colegas rudos, me ha llegado una paloma mensajera de hacha sangrienta dándome su bendición para integrar el sitio más rudo de la web, así que, como todo colega rudo, invitaré la primera ronda la próxima vez que se haga un asado con pebre cuchareao.

Entrando de lleno en esta discusión, el tema que nos reune es. ¿Cúal es la postura de un rudo frente a un flaite?

Pués bien, el deber de un rudo de estirpe con bolas de acero es tomar su sable laser y cortar de un zarpazo la vil existencia de esta especie batracia que se ha propagado en nuestra sociedad.

Algunos dirán que los flaites son rudos. Pués bien, ¡el que lo diga deberá hacer 100 lagartijas por weon!, simplemente porque no se le puede llamar rudo a un ser que:

-Se viste con los pantalones a la cadera y mostrando la raya de la nalga. El macho empalador se viste elegante, con estilo y nunca usando artículos “Mike”, “aiddas” o similares.

-Utiliza su celular robado para escuchar reggeton en la micro. Si a usted le ocurre eso, su deber es mandarlo a callar con un seco “apaga esa mierda, aweonao” y si se resiste, usted empuña la mano, lo masacra y hecha sus restos de la micro. En la siguiente foto se muestra como debe quedar un flaite masacrado, nada menos que esto es solo un paseo por la playa para esta especie subnormal que al igual que las garrapatas es tremendamente resistente.

flaitemuerto

-Bebe vino “chupacabras”. Simplemente el rudo de estirpe bebe una botella La Joya Gran Reserva Cabernet o Carmenere, y si esta sin plata, un Gato Negro y siempre y cuando no exista otra opción.

-Bebe ron “Fortin”, cooler o copete en bolsa. Es que no entiendo como rechucha un punga en su sano juicio puede tomar algo tan asqueroso. Un rudo con estilo toma Baccardi, Jerusalem o si es pobre un Midjians pero nada menos.

-El “chi wa” de estos perguetanos indignos me enferma. Un rudo de tomo y lomo tiene frases como “Sirveme una piscola, agitada y no batida”.

-El cuma poblacional ataca en grupo. En cambio el rudo de tomo y lomo ha forjado sus musculos cortandole el cuello a dragones, impalando doncellas y en peleas de bar por lo que no necesita de otro compañero para arrojarse al combate. Y si sale mal herido, desarma una bala, se hecha la polvora, la enciende y luego vuelve a la carga. La única ocasión en que un compañero lo puede asistir es cuando el batracio ha sacado un arma de fuego.

Así que ya lo saben, nunca se debe perder la ocasión para erradicar de una buena vez la plaga de estas sabandijas. Pero ojo, siempre cuidando su integridad física. Queremos que sea rudo, no estúpido ni menos muerto (muy de maricón el morirse por el embate de un flaite, significa que nunca fue rudo).

¡Salud!