hellboy

Saludos mineros, ex convictos y mercenarios, desde Sarajevo, os saluda el Profeta. Si ud. está leyendo esto en Facebook, le sugiero visitar la entrada original en hombresrudos.underground.cl hombresrudos.com.

Hoy, los rudos y brutales Dioses de la Rudeza me han inspirado para hablaros de la Estabilidad, una de las siete virtudes cardinales del macho dominante que le ayudará a cojer muchas mujeres siempre y cuando la use según las enseñanzas del Profeta (o sea yo).

Alguna vez leí en alguna página escrita por mujeres, que lo que ellas más buscan en un hombre es la “Estabilidad”. Ante este tipo de declaraciones, muchos caen en el error de ofrecer cierta estabilidad a la hembra mediante el compromiso formal o -en el peor de los casos- el matrimonio. Grave error, existen dos conceptos que no debemos confundir: Relación Estable vs. Hombre Estable.

Analicemos en profundidad el cada uno de ellos:

1) Relación Estable: dícese del vínculo afectivo-sexual entre un Hombre y una mujer, contraído de manera más o menos formal, que incluye como elemento de su esencia la Fidelidad recíproca y -en algunos casos- la promesa de matrimonio… (fuente: Diccionario de la Real Academia de Tu Hermana).

Esta estabilidad es preferentemente codiciada por mujeres mayores de 30 años, ansiosas por parir hijos, formar familia, o en último caso no terminar siendo la única solterona en su grupo de amigas. Aquí no hay una atracción sexual de Ud. hacia la hembra. A ella solo le atrae su billetera, es por su estabilidad económica que ella desea tener algo serio con el Macho, no por sus habilidades amatorias. El peligro está en que tarde o temprano la mujer necesitará ser cojida con brutalidad y dolor, y entonces es muy probable que busque a otro que realmente la caliente y no sea el padre de sus hijos.

2) Hombre Estable: dícese del Hombre Rudo de verdad. El macho capaz de tomar decisiones aun en las circunstancias más adversas, sin caer en el pánico o la desesperación. El Hombre que no llora, no se deprime, el Macho que no se lamenta, el Macho que no se enreda con sentimentalismos. El Hombre como Ud. y como yo.

En este caso, la atracción sexual de la hembra se concentra en el individuo. Las mujeres mojan sus colaless cuando ven a un Hombre que no se hace problemas por nada, mucho menos por ellas, pues tienen a una legión de vírgenes esperando ansiosas por sus atenciones. Este es el tipo de Macho con que las señoritas quieren revolcarse en el suelo. De este tipo de Hombre es que las mujercitas se enamoran, pierden la cabeza y dejan atras todo por un poco de sexo con él, incluídos marido, hijos y dignidad.

Esa es la Estabilidad que realmente desean las mujeres, aunque en sus sucias artimañas pretendan hacernos creer que quieren Matrimonio. Recordad rudos lectores, solo hay dos clase de Hombre: “el que se enamora” y “del que se enamoran”.

Alabada la Rudeza. Amén.

(En la foto: Hellboy, un cabrón estable al que cualquier jovencita entregaría su cuerpo)