¡Saludos rudos lectores! Soy el Bananero Kafkiano, conocido por seguir fielmente la religión de la rudeza y escribir de todo en http://www.bananerokafkiano.blogspot.com, desde ahora también colaboraré escribiendo en este glorioso blog. Así que para empezar compartiré con ustedes una pequeña reflexión:

Para todo el mundo América Latina es sinónimo de teleseries, está completamente estigmatizada debido a lo popular y grande de esta industria, tanto es, que muchos hombres olvidan su rudeza y siguen la teleserie de moda sin perderse capítulo.

Para ser nada menos que todo un hombre no basta con haber nacido, por eso yo vengo a decirles que la única “teleserie” que un hombre de verdad sigue como si la vida se le fuera en ello es la WWE. ¡Eso sí es de hombres!

stone-cold-steve-austin

Hay que darle las gracias a los gringos por desarrollar hasta la perfección ese deporte – espectáculo conocido como lucha libre. Ahora bien, merecen ser apaleados, así como los maracos que ven teleseries, los imbéciles que juran que lo que hacen los luchadores en el ring es en serio. Pero ese es otro tema.

Si alguno siente la necesidad de seguir una historia, debería ser fan de la WWE, una verdadera teleserie para hombres rudos donde se muestran temáticas realmente importantes, feudos como “soy mejor que tú” o “soy el rey del ring” son muchísimo más valiosos que cualquier culebrón que termina con el galán de turno llorando y pidiendo perdón de rodillas.

La vida real no gira entorno del romance, sino que todo lo contrario, éste es un aderezo. Primero hay que prevalecer y superarse a sí mismo y a los demás. Por tanto, cuando estas viendo una lucha Iron Man y una mujer te amenaza con que se irá sin ti porque ya está aburrida de esperar a que termine la puta pelea, no te compliques, que haga lo que quiera. Recuerda que esa pelea es el fin o el inicio de un feudo espectacular.