Por el Ex-Convicto Barbanegra
Corresponsal en las costas de Somalía, a bordo de una lancha pirata.

Barba NegraQue tengan todos un paipazo de mi parte. Esta es la nueva ubicación de aquella vil recopilación de sabiduría machista, masculina y de hombres que solía ser ‘hombresrudos.blogspot.com’. Si se siente violado con lo que lee acá, es libre de irse, y seguir viviendo tranquilo en su mundo de camisas rosadas, Ricardo Arjona y la comida sana.Pero no lo culpamos.

No lo culpamos por no ser capaz de soportar lo que dicen un grupo de orcos, jugadores de fútbol de la 3a división y carniceros que justo un día de caña, se les ocurrió tomar un teclado pegajoso y largarse a escribir. No, señor. No lo culpamos de que la sociedad lo haya vuelto un maricón redomado, putazo y castrado. La culpa es de otras, y eso está claro.

No lo culpamos porque para obtener ese botín de guerra tan codiciado, como lo es un jugoso choro zapato, haya tenido que prostituirse, vender su alma al diablo, y todos sus valores, y ahora se tenga que decir que es la versión heterosexual de Elton John (y ese hétero, con letra bien chica). No es culpa suya. Lo que sí, estimado hueco de mierda, es que acá le vamos a enseñar a mantener su dignidad masculina, a tener las pelotas bien puestas y disfrutar de su hombría.

Porque Dios nos hizo feos, peludos, hediondos, grasosos y grandes. No tiene por qué avergonzarse de eso. Nosotros no lo hacemos. No tenemos por qué y ud. tampoco. ¡Hágase hombre y haga valer sus derechos, por todos los cielos! Así que, viendo que llegó hasta acá leyendo, lo invitamos a unirsenos, al menos leyendo este compendio de brutalidad cruda e infame llamado “Hombres Rudos”.

Y lo decimos porque meamos con la puerta abierta, en el lavatorio, y nadie nos dice nada. Que nos vengan a decir algo…