Ya que todas las ratas que aquí escriben -con excepción del Bananero Kafkiano- se encuentran en el congo belga perfeccionandose en el arte de la elongación testicular, haré una pausa en mis labores de cazarecompensas, para saludar a los rudísimos lectores y dejarles un lindo regalo, disfrútelo y córrase una en mi honor. La Rudeza sea con vs.

PS: Si ud. encuentra que la hembra de la foto es muy pendeja, le recuerdo que cuenta con el certificado “Too old” otorgado por  el legendario Pedobear.