Definitivamente y sin lugar a dudas, dejando fuera la discusión del tema político, Fidel Castro es el político más rudo y cabrón de toda la historia del Siglo XX y que aún sigue con vida. Nadie puede negar que es un logro en sí el que aún viva y que luego de medio siglo en el poder jamás fuera derrocado, así como el hecho que USA todavía no pueda derrotar a su régimen y que el mismo haya sobrevivido a la caída de su aliado y benefactor: la URSS.

Desde el principio de su vida y carrera demostró ser un rudo de tomo y lomo, en la universidad, donde estudio leyes, destaco como líder estudiantil y luego lo hizo como opositor a la dictadura de Batista. También tuvo el coraje y pragmatismo de volver socialista a la revolución cuando USA se volvió en su contra, llegando a ser quizás el más extremo de todos los líderes comunistas.

Si bien sus capacidades militares o de combate no son espectaculares, su fuerte liderazgo hizo de Cuba protagonista de la historia del siglo pasado y de la Guerra Fría que lo marcó. Así por ejemplo, organizó a los países no alineados con ninguna de las ideologías preponderantes (capitalismo y comunismo) y jugó una labor importantísima en los conflictos africanos, aporte que luego reconocería el gobierno de Nelson Mandela como uno de los factores que hizo caer al Apartheid.

También fue lo suficientemente rudo para hacer frente a una invasión, una crisis nuclear y a infinidad de intentos de asesinato. Ahora rescato los más curiosos intentos que se enumeran en wikipedia:

  • Intentaron colocar una píldora de cianuro en un batido de chocolate, que el líder cubano tenía por costumbre tomar en el Hotel Habana Libre.
  • Trataron de aprovechar su afición al buceo utilizando un traje de buzo envenenado, pero le acababan de regalar uno nuevo.
  • Otro de los métodos más publicitados fue el empleo de puros habanos, tanto venenosos como explosivos.
  • Otros intentos contabilizados fueron dispararle con un bazuca mientras daba un discurso, ametrallarlo con una falsa cámara, envenenarlo con un bolígrafo-jeringuilla o el reciente intento de explosionar una tribuna en el que debía dar un discurso en su visita a Panamá en 2000.

Lo más notable y grandioso de este rudísimo hombre, es que ha demostrado su grandeza con hechos plausibles, descartando que todo lo hecho desde la victoria de la revolución haya sido posible sólo gracias a la ayuda de la URSS. Así, en la época luego de la caída del muro, todos esperaron el pronto fin de su régimen, sin embargo, el muy cabrón supo adaptar su gobierno a la realidad capitalista y globalizada del mundo post Guerra Fría, demostrando que su genialidad no es broma. Él mismo afirmó: “Si se me considera un mito, es mérito de los Estados Unidos.”

En conclusión, nos guste o no Fidel Castro o su pasatiempo de joderse a los gringos,  sea él un despiadado dictador o tan solo un líder obligado por los acontecimientos y circunstancias de la historia, estoy seguro que el día que ya no este en este mundo todos lo vamos a sentir, pues no por nada el sujeto ha sido el más cabrón del barrio por 50 años.