“No os engañeis, hijos de Atila:

Toda mujer, buena o mala, siempre quiere tu dinero.

La diferencia está en que las buenas quieren compartirlo contigo,

las malas, quieren dejarte en la calle”.

El Profeta, Carta a los Hunos, 12:4-5