Si hay algo que no me deja de sorprender de las mujeres son sus super habilidades, inherentes a su condición femenina, las cuales son naturalmente obviadas por los hombres comunes y corrientes, por ignorancia o conveniencia, pues es un riesgo a nuestra supremacía reconocer tales poderes. Hoy me arriesgo y lo hago porque creo que mi singular opinión no le interesa a nadie, si por el contrario, fuera un líder de opinión, jamás escribiría esto… tan solo espero que el Profeta de la Rudeza no me excomulgue por herejía.

Una de sus habilidades que más admiro y me espanta es la facilidad que tienen para maquillarse mientras hablan, caminan, conducen o usan el microbus. Cada vez que veo a una mujer ocupada de este modo veo a cada instante como se va a sacar un ojo, pero eso nunca sucede, sin importar que el bus sea de los “enchulados” y las calles decimononicas. Ésta es pues una derivada de la facultad de hacer muchas cosas al mismo tiempo, la cual solo poseen y desarrollan perfectamente las mujeres, ya que por mucho que nos esforcemos en intentar algo similar, siempre alguna de nuestras tareas terminará, por lo menos, a medias, mientras que ellas lo hacen todo a la perfección.

Otra habilidad que nuestros rudos científicos aún no esclarecen, tiene que ver con la “magia”, así es, ¡las mujeres son unas brujas! Si se enojan contigo y te desean un mal día, tendrás el día más emputecedor de tu historia, si te quieren ver destruido lo desean y ya. Pero tal tez lo más tenebroso de esto es que pueden saber que ocurrirá antes que realmente pase… no falta que te acomodas con la cerveza y las papas fritas para ver a la selección y se aparece una de ellas afirmando que pierdes tu tiempo, porque siempre pierden a último minuto… y luego pierden así!!

Sin embargo, cuidense de la habilidad suprema: el control. Dueñas como son del monopolio de la belleza, pueden dominar a muchos como zombies con solo su mirada y a otros simplemente a través de la rutina, incluso son capaces de descifrar tu desorden y conocer la ubicación de todas tus cosas, de modo que pueden manejarte por medio de tus bienes.

¡Hombres del mundo uníos! ¡No permitan que nos quiten la política y las guerras! La violencia y el non sense son nuestro patrimonio, no perdamos solo por subestimarlas.

(Publicado primero en www.bananerokafkiano.blogspot.com)