Maestros gozadores de minas y maricones en pro de la redención.

Nuevamente me dirijo a uds, su servidor, Hígado de Acero, para otorgarles la sabiduría etílica que todo hombre rudo semental rompe hímenes debe tener en su vida.

Como saben, el apodo no está de adorno y hoy me he decido a entregarles a uds un poco de sabiduría etílica que todo hombre rudo de estirpe debe poseer entre su arsenal.

Para entregar el siguiente dato, primero imaginen lo siguiente:

Salen con la mina más espectacular que han visto. Un pellejo increible, un culo hecho a mano por elfos artesanos , las tetas perfectas y un rostro espectacular. Y cuando habla, pueden ver un atisbo de inteligencia (el hombre es inteligente, la mujer solo lo intenta imitar).

La invitan a cenar, por supuesto a un restaurant de lujo (no una shopería, una sandwicheria o similares, si es ud uno de esos, hágase un favor y cierre esta ventana, busque el enchufe mas cercano e introduzca su corneta en él).  Luego pide como buen macho empalador una bandeja de mariscos afrodisiacos  y vino (después me aventuraré en que vino ud debiese pedir y cual no).

Llega el momento del postre y ud sufre un temblor terrible en el estómago, como aviso de la pesadilla que vendrá a continuación.

Lo peor llega, sin previo aviso ud sufre la peor de las pesadillas de un conquistador de estirpe. Vuela al baño y se encuentra con un desastre de proporciones bíblicas…

Luego de volver a la mesa, la mina de sus sueños le sugiere volver al departamento en donde ud plantará la bandera y eliminará de la memoria de esta mujer todo aquel maricón fleto con el que ha estado ya que con ud habrá conocido lo que significa estar con un verdadero hombre rudo (ahu! ahu! ahu!).

Sin embargo… algo lo detiene… ¿cómo re chucha hacemos para poder recuperar el traicionero estómago y no tener que sufrir una cagadera de proporciones bíblicas? ¿Acaso existe algo que los dioses del olimpo hayan creado para recuperarnos de una cagadera irrecuperable?.

Bien mi buen rudo, aquí la solución..

Llame al mesero y pidale un FERNET CON LICOR DE MANZANILLA. Este menjunje milagroso me fué entregado después de proclamarme como el bebedor mas rudo del olimpo al beberme 30 barriles de cerveza non stop. Valió la pena, ya que nunca más sufrí estos horrores estomacales que definitivamente son un cagá onda atroz.

El Fernet

El Fernet es un trago Argentino que esta hecho a base de alcohol (+1), hierbas medicinales aromáticas (+2) y azucar. Y si lo mezcla con licor de manzanilla lo que ud tiene en sus manos es un recuperador instantaneo del estómago. Es amargo como suela de ogro pero un macho rudo como ud no le importará esa pequeñez. Esto será una bomba de napalm a su tracto intestinal pero lo recuperará en menos de 2 minutos. Se lo garantizo.

Así que ya lo sabe, he entregado un secreto olímpico que a su vez llegó a mi poder en un sueño en donde el mismísimo Leonidas y sus 300 Espartanos me iluminaron con la sabiduría de este brebaje. En retribución lo que pido es que una vez que llene de leche a su doncella, grite ahu! ahu! ahu! en honor de este templo de la rudeza y nos comente en la solemnidad de este blog su experiencia.

Hígado de Acero. Out!.