Por el Barón de Gunslinger; obrero, boxeador y mercenario.

Hace algunos años la homosexualidad era un tema tabú. Hoy, el tabú es hablar contra los homosexualidad. A continuación leerá sobre un tema del que pocos se atreven a escribir y los que lo hacen son censurados por el poder gay.

No hace mucho, la hermana república Argentina selló el camino hacia su propia destrucción, no solo moral, sino también social y económica, mediante la aprobación y entrada en vigencia de la ley que permite el matrimonio de personas del mismo sexo (si, trolos y lesbianas) pero además travestis y transexuales.

Vamos por parte:

¿Por qué se aprobó esta ley? Existe algo llamado  Lobby Gay, una enorme estructura de fundaciones, corporaciones, institutos y ONGs en todo el mundo, que tienen como única misión convencer a la sociedad de que la homosexualidad es natural y buena, y que los homosexuales necesitan leyes a la medida para cumplir todos sus caprichos. Son muy hábiles, pues por lo general parten ganando simpatías al abogar por la “no discriminación”, y en pocos años ya tienen contactos suficientes como para gestionar una ley como ésta. El Lobby Gay inventó la palabra “homofobia” y la usa para distinguir a cualquiera que no piense como ellos, acusándolos de ser casi unos criminales de guerra.

El Lobby gay no pierde su tiempo intentando convencer a todo un país, sino que trabajan con los grupos de presión (sí, los que meten más ruido): partidos políticos, sindicatos, gremios, asociaciones de alumnos, etc. Luego los políticos ante la presión de estos grupos y pensando en las próximas elecciones, ceden con facilidad a sus intenciones. Créame, en Argentina la mayoría del pueblo está en contra de esta aberración.

¿De qué se trata esta ley? Básicamente la ley modifica el código civil argentino, eliminando el requisito de que el Matrimonio es entre Hombre y Mujer. Esta sutil diferencia ahora permite que cualquier “persona” se case con otra “persona” sin ninguna distinción.

¿Por qué esto es malo? Matrimonio (del latin matri-monium) significa algo así como “derecho a la maternidad” u “oficio de maternidad”. El Matrimonio por tanto, es entendido como el acto por el cual se funda la Familia y tiene como fin, que los incautos que se casan, tengan hijos  en forma divertida natural o mediante la adopción. Por tanto, como ahora gays, lesbianas, travestis y transexuales pueden casarse, la ley les da la facultad de adoptar niños.

¿Por qué esto es MÁS malo? En toda la naturaleza -con muy pocas excepciones- se requiere de un macho y una hembra para reproducirse. A veces, macho y hembra permanecen junto a sus crías para protegerlos y enseñarles a valerse por sí mismos. Este último es el caso de los humanos. Es decir, por un mero capricho de maricón que quiere jugar a ser mamá, y mediante una ley, se privará a muchos niños de un derecho que por naturaleza les pertenece: tener un padre y una madre.

¿Por qué esto es terrible? Pues bien, no todos nacemos con una madre y un padre, es un hecho que muchos niños solo conocerán a uno de sus progenitores, pero a raíz de esta nueva ley, los niños no solamente carecerán de un padre o una madre, sino que además vivirán en hogares formados por DOS PADRES, DOS MADRES, UN PAPÁ QUE SE VISTE DE MAMÁ o UNA MAMÁ QUE SE CONVIERTE EN PAPÁ!!! WHAT THE FUCKING HELL??!!!

Argentina, tierra de rudos maestros como San Martín, Sandro y Marcelo Bielsa, vive momentos dificiles. El Matrimonio entre maricas propiciará una sociedad más inmoral, luego será un país donde nacerán menos niños (pues aquellos adoptados por gays creerán que es normal ser como sus adoptantes), en algún momento se convertirá en una nación con muchos más viejos que jóvenes y finalmente, en un país fácilmente dominable: un país sin Hombres capaces de defender la bandera de su patria.

Hoy escucho un Tango triste. Que la rudeza me de fuerzas para cojerme a tanta nena argentina que quedará sin hombre que la haga feliz. Ya voy por ellas: