En más de algún momento, un hombre se encontrará con la necesidad de cambiar una rueda de un vehículo. Ya sea para solucionar un pinchazo propio o para ayudar a una mijita rica aproblemada en la carretera, un hombre que se aprecie de tal debe saber realizar este procedimiento al revés y al derecho. Si usted es un hombre rudo de tomo y lomo, este post no le servirá más que para un simple repaso. Sin embargo, si es un hombre en formación y recién  está entrando al camino de la rudeza, este es un post imperdible.

Elementos necesarios: Antes de poder cambiar la rueda del vehículo, o más bien, antes de salir de la casa en tu vehículo, siempre asegúrate de contar con los siguientes elementos:

  • Un gato mecánico o hidráulico, usado para levantar el auto.
  • Una llave de cruz o similar, usada para soltar y/o apretar las tuercas que sujetan la rueda.
  • Una rueda de repuesto, obviamente para reemplazar la rueda pinchada. Algunas veces esta rueda es más delgada o pequeña que la rueda original, por lo que sólo debe utilizarse para salir del problema.
  • Un triángulo reflectante de emergencia, usado para indicar a otros vehículos que estás solucionando un problema con tu auto y por lo tanto para que estos no hagan escándalo si has quedado tirado en medio de la carretera.

Paso 1 – Estaciona el vehículo correctamente: Para poder cambiar una rueda, es ideal que estaciones tu vehículo en un camino horizontal, alejado del tránsito, con el freno de mano asegurado y con el triángulo de emergencia posicionado a unos 2 o 3 metros. De lo contrario, podrías ser atropellado en medio de tu labor, o el auto podría caer por una pendiente y dejar la cagada y media. No debe morir nadie por tu culpa.

Paso 2 – Suelta la rueda pinchada: Con el auto estacionado y asegurado, se debe utilizar la llave de cruz para soltar las tuercas de la rueda (retira la tapa de la rueda, si existe). Asegúrate de soltar las tuercas en el orden de las puntas de una estrella, es decir, no sueltes 2 tornillos contiguos. Recuerda, sólo se deben soltar los tornillos, no sacarlos inmediatamente.

Paso 3 – Coloca el gato: La mayoría de los vehículos nuevos tienen su propio gato mecánico o hidráulico, y todos tienden a ser un poco diferentes en su diseño, pero la función es la misma. En general, se debe buscar la posición específica debajo del auto donde se debe colocar el gato, siendo normalmente un sector de fierro más resistente (normalmente indicado por un par de hendiduras). Si no ubicas bien la posición en que se debe colocar el gato, en vez de levantar el auto simplemente abollarás la lata e incluso podrías romper el piso del vehículo. Si no encuentras  la posición correcta, mejor búscala en el manual del auto.

Paso 4 – Levanta el auto: Con el gato correctamente posicionado, debes levantar el vehículo. No es necesario volverse loco, basta levantar lo suficiente como para que la rueda pinchada quede en el aire.

Paso 5 – Retira las tuercas y la rueda: Con el auto levantado y la rueda en el aire, debes terminar de soltar y sacar las tuercas. Luego retira la rueda con cuidado y déjala en el suelo (asumo que estás lejos del tráfico) o donde no te estorbe.

Paso 6 – Coloca la rueda de repuesto y las tuercas: Coloca la rueda nueva bien alineada con los tornillos de la base y asegurándote de ver la válvula de inflado, de lo contrario la rueda está al revés. Ahora debes colocar y apretar las tuercas, nuevamente en un patrón con forma de estrella, de modo de apretar cada tuerca la misma cantidad y de este modo asegurar que la rueda quede posicionada de forma derecha.

Paso 7 – Baja el auto y retira el gato: Una vez puesta la rueda y las tuercas, debes bajar el auto lentamente utilizando el gato en su función inversa. Una vez abajo, el gato deberá poder retirarse fácilmente sin forzarlo y podrás guardarlo en el auto.

Paso 8 – Asegura las tuercas: Habiendo apretado las tuercas en el aire, es necesario apretarlas un poco más para asegurarte de que queden bien firmes y no exista la posibilidad de que se suelten y caigan al andar. Esto es muy importante ya que tuercas mal puestas significan un gran accidente en potencia.

Paso 9 – Guarda la rueda pinchada y el triángulo: Recoge la rueda pinchada y el triángulo y guárdalos en el auto. Es ideal dirigirse lo más pronto posible a un taller mecánico a reparar la rueda pinchada, o en caso de que no tenga reparación, a comprar una nueva. Como mencioné antes, la rueda de repuesto normalmente es más pequeña por lo que es sólo para emergencias, y en caso de que sea igual que la original, ahora ya no tienes un respuesto, y si tienes otro pinchazo no podrás hacer nada y tendrás que llamar a una grúa, cual marica poco precavido.

Paso 10 – Fin: Haz terminado de cambiar la rueda, por lo que es hora de seguir tu camino. ¿Tu premio? Sentirte un macho de verdad por salir de un problema sin ayuda de nadie. Y en caso de que el problema haya sido de una mijita rica en el camino, pues es hora de recibir su teléfono/mail/facebook/twitter/wea-de-contacto como señal de agradecimiento, el cual guardarás para tu lista de minas que te desean por tu hombría indiscutible.

Ah, si mis explicaciones ultra mega varoniles no fueron suficiente, acá dejo 1 video del procedimiento en un Jeep Wrangler.

Bueno, sería todo. Salud! por Odín!!!