Saludos cabrones amantes de la cervezas y las buenas mujeres, maricones de portales de poca monta y bellacos de las bermudas (copyright by Hígado de Acero). Vengo de pasada, antes de ir a contrabandear con bucaneros, para dejarles una pequeña reseña escrita por mi mentor acerca de Nicolás Sexto (a.k.a: Nikki Sixx); figura que suda testosterona y que cualquier rudo empalador de féminas debe tener en cuenta.
En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.

«Nikki Sixx: la verdadera mente tras Mötley Crüe. Le da verdadera substancia al termino “street smart”. Un verdadero hijo de los bares, disfuncionalidad familiar, desadaptamiento social, drogadicción, alcoholismo e ineducación (o anti-educación)… Ah, verdad, el tipo se inventó a sí mismo: escapó de su casa a los 16 y vivió en la calles prácticamente desde ese momento hasta que formó Mötley Crüe. Nació como Franc Carlton Feranna, pero en un buen día de depresión y borrachera decidió matarlo e inventar a Nikki Sixx.

Sin tener bajo, tomó el puesto de bajista en su primera banda. El tipo fue a una tienda de instrumentos con un case vacío, entró y le pidió al vendedor que le fuera a buscar algo en la bodega, agarró un instrumento de la tienda y lo metió en el case. Cuando llegó al ensayo se dio cuenta que lo que había robado no era un bajo: por tres meses tocó bajo en una guitarra.

En Japón, después de haber sido arrestado por lanzar una botella de whisky desde un tren bala, puso los pies sobre el escritorio de la comisaría y cortésmente le preguntó al jefe de policía: “si mis pelotas están golpeándote la pera, ¿dónde crees que tengo el pico?”. Por fortuna para él, menos del 5% de la población de Japón habla inglés.

En uno de los muchos bacanales de la banda, un ahueonao tuvo la mala idea de decirle que una de sus bandas favoritas era como el pico. Nikki agarró un picahielo, se lo pasó dentro del pearcing de la nariz y lo enterró en la mesa. Nadie sabe exactamente cómo el tipo se salió, porque lo dejaron ahí cuando se fueron.

Creo que pocos pueden decir literalmente de haber carreteado hasta morir y haber vuelto, salido parado de la experiencia. En 1987, después de una sobredosis de heroína, fue declarado muerto clínicamente. Luego de cinco minutos, el infierno decidió que aun no tenían vacante para él y lo mandaron de vuelta. Después de eso dejó las drogas para siempre.

No estamos hablando de esas estrellas del rock prefabricadas que actúan para la prensa y cada pasteleada es solo una estrategia publicitaria. No, no, no… This is the real shit! A true fuckin’ rebel!»