Saludos, sucias ratas.

Para el que no me conoce, me llaman Gunslinger y he sido convocado para darle un poco de elegancia a este antro donde los simios como Ud. aun desconocen la belleza y efectividad de las armas de fuego y prefieren pelear con los puños.

Pues bien, este espacio se llama “Hombres Rudos” y sin embargo algunos de sus visitantes no son rudos ni tampoco Hombres. No me refiero a las delicadas señoritas -cuya presencia es siempre bienvenida y celebrada-, sino a aquellos indeseables matones de barrio, esos que se creen Hombres por intimidar a los temerosos, violentar a los débiles y perseguir a los indefensos. Hablo de los maricones que le pegan a las mujeres y atacan por la espalda a otros Hombres. Cobardes que se burlan de quienes practican las virtudes que su debilidad les impidió adoptar. A los huevones que se enorgullecen de todo eso y lo publican en páginas de mierda que no lee nadie está dedicado este post, y a los Rudos lectores, que saben bien de qué hablo: Ser Hombre.

Para ser Hombre, queridos amigos e hijos de puta que leen esto, no basta tener un par de bolas entre las piernas, porque ser Hombre no es un estado de la naturaleza, sino una condición que algunos varones consiguen mediante la práctica de -entre otras- las siguientes conductas:

1) Regla de Oro: Un verdadero Hombre tiene Valores. No se trata necesariamente de ser religioso o adherir a una posición valórica determinada. Un Hombre se autoimpone reglas, que se fundan en sus íntimas convicciones y se somete a ellas, aun cuando cumplirlas le signifique meterse en problemas. Un Hombre se la juega por lo que cree y no por lo que le conviene.

2) Regla de Platino: Un Hombre (con mayúscula) es siempre mejor que la mujer. Es por eso que tenemos el Derecho a gobernarlas, pero también la Obligación de protegerlas. El Hombre debe cuidar a la mujer de ella misma (y sus impulsos irracionales) y de los maricas que intenten hacerles daño (físico o moral).

3) (Consecuencia de lo anterior) Un Hombre jamás se aprovecha de la debilidad de la mujer para abusar de ella o maltratarla y el que lo hace se convierte de inmediato en un Homosexual de culo dilatado

4) Un Hombre es por excelencia un cultor de la Violencia Física. Pero cuidado: no se trata de andar por las calles repartiendo golpes. Un Hombre de verdad acude a los puños (o a las armas) como último recurso y solo contra enemigos de  fuerzas iguales o superiores.

5) (Consecuencia de lo anterior) Es deber inexcusable de un Hombre defender a los débiles e indefensos de las agresiones de los abusivos. Mujeres, niños, ancianos, enfermos, mutilados, etc. deben encontrar siempre en un Hombre a la fuerza que los proteja.

6) Los Hombres de hoy somos herederos de una Tradición milenaria: nuestros ancestros -guerreros, científicos, políticos, filósofos, etc.- han sido protagonistas de los momentos históricos en los que les tocó vivir. Un Hombre debe saber influir positivamente en su entorno.

7) No podemos hacer muchas cosas a la vez como las mujeres, pero sí podemos -y debemos- hacer muchas cosas. Un Hombre debe hacer más que solo beber cerveza, ver fútbol e ir a la Guerra. El desarrollo intelectual y el crecimiento espiritual son características propias de nuestro sexo. Leer Hombres Rudos punto com, es un buen comienzo.

Hasta aquí llega mi aporte de hoy. Espero que los rudos y sabios generales de este Ejército avalen y complementen mis palabras. Y que aquellos mal nacidos que se pretenden Hombres sin serlo se sirvan de ellas para su redención, de lo contrario despertarán un día haciéndole sexo oral a mi Taurus de 9mm.

Ah, y un regalito para la banda:

Gunslinger, Fuera.