Si se encuentra usted en medio de la ruta, pastizales y arena a los costados, sentado sobre el capo de su Chevrolet Camaro del 68′ mientras su hembra conversa de cerca con el cabezón, le recomiendo que en la radio suene bien fuerte algun disco de Pappo.

Norberto “Pappo” Napolitano (también llamado el Carpo) fue un bluesman argentino, nacido en 1950 y muerto en su ley el 2005, en un accidente sobre su Harley. Entre medio, partió a los 17 haciendo gritar la guitarra. Paso por varias bandas, entre ellas Los Gatos y Riff. Salió de Argentina varias veces, sin discográficas que lo auspiciaran ni nada; si le daba hambre, tendría que comerse las cuerdas rotas. Se dio el gustazo de tocar varias veces con BB King, Motörhead y Led Zeppelin, entre otros. Ya en los 80′ tocaba con Pappo’s Blues y hacia con su banda lo que se le venía en gana, principalmente la música del cruce de caminos que había aprendido en los países del Norte, pero también Rock del mas duro.

Se le conocía harto al otro lado del cerro por haber sido uno de los pilares fundadores del Rock argentino, y también por ser un putamadre de amplio espectro: una vez, una periodista en televisión trató de descolocarlo recordándole que hacía años él la acosó después de un recital, siendo ella notera (que ahora no reconocía), y que tuvo que esconderse detrás del equipo de prensa porque pensó que la violaría. Y el Carpo se le acerca y le dice “y hoy, ¿Saldrías conmigo?… respecto a eso, uno no se detiene de violar gente tan linda como vos”. Ebrio, por supuesto.

Si quiere jugar al taladro con alguna dama, no permita que ella ponga la música y lo obligue a escuchar alguna basura de solistas color rosa donde todo lo riman a la fuerza. Hay uno en particular, cuyo nombre no diré, pero con quien estoy de acuerdo en una sola cosa: tirarse a las de 40 es el sueño del pibe.

Si a su nena le gusta duro, dele Rock.

Por último, un clásico: cover de “Hey Hey My My” de Neil Young, interpretado por el Carpo y La Renga.