Saludos rudos lectores y macabeos rehabilitados, haciendo una pausa en mis labores conspirativas, escribo para darles una nueva recomendación fílmica, la cual vino a mí alcoholizada mente mientras me encontraba celebrando que Rusia se quedó con el mundial de fútbol. Celebraba con unas buenas cervezas importadas desde ese rudo país, entonces, y como estaba solo, decidí acompañar las cervezas con mierda televisiva. Pero hacer eso sería estropear el asunto, así que luego de un buen trago desde la mismísima botella (como debe ser), busqué entre mis cosas una ruda película de la que ya había escrito. Al final, resultó ser el complemento perfecto para una tarde de cervezas, les recomiendo hacer lo mismo.

44 Inch Chest es una película británica  de 2010 protagonizada por Ray Winstone, John Hurt, Tom Wilkinson e Ian McShane. El guión fue escrito por Louis Mellis y David Scinto, que escribió otro drama británico de gángster Sexy Beast, y producida por Richard Brown y Steve Golin (Babel, Eternal Sunshine of the Spotless Mind). Este es el estreno comercial del director británico y fotógrafo Malcolm Venville. (Traducida de Wikipedia)

¿Qué harías si luego de 21 años de matrimonio, una tarde cualquiera luego del trabajo, tu mujer te espera con la noticia de que conoció a otro y ya no quiere nada contigo? Esa es la idea central o fuerza de toda la trama de 44 Inch Chest, en este caso el marido es Colin Diamond (Ray Winstone), un gangster dueño de una compraventa de autos, quien se ha caracterizado durante todo su matrimonio por ser un fiel y amante marido. Sin embargo, para Liz (Joanne Whalley) la cuestión ya no esta funcionando y se entrega a una relación adúltera con un mesero francés (Melvil Poupaud).

La trama comenzará a desarrollarse cuando Colin, en un arranque de irracional violencia, ataca a Liz y la golpea hasta sacarle la identidad del francés hijo de puta con el que lo estaba engañando, es entonces cuando comienza a llamar por ayuda a sus rudos amigos: Archie, Meredith, Mal y el viejo Peanut. Juntos secuestrarán al mesero y le harán pagar por su crimen: acostarse con una mujer casada. Desde el momento en que tienen secuestrado al francés, la película toma un giro más psicológico, en el que los personajes debatirán, en una especie de juicio, que castigo darle al adúltero… ¿acaso será la muerte?

El guión del film es perfecto, permite un desarrollo sorprendente de cada uno de los personajes, los cuales representan las muchas formas de la rudeza masculina: Colin es un rudo gangster, pero al mismo tiempo un amoroso marido; Archie es el tipo “castrado” por su madre, con la cual aún vive; Meredith es un homosexual que goza despreocupadamente de la vida; Mal es el típico machote abusador que se acuesta con todas y el viejo Peanut, un clásico exponente del machismo de los viejos tiempos.

Esta es una de esas películas en que la acción no está en las escenas, sino que en el discurso de los personajes, en consecuencia, las partes más fuertes y crudas no son aquellas en que la violencia se hace protagonista, sino que aquellas en que los personajes se desahogan en largas reflexiones sobre lo que significan el matrimonio, el honor, la hombría y las mujeres. Una de las escenas más destacables es aquella en que Colin confronta por primera vez al mesero francés, enrostrándole con rabia lo que es el verdadero amor.

No dejen de ver 44 Inch Chest si son hombres, pues tendrán ante ustedes una magna obra de rudeza. Pero si son mujeres con mayor razón la deben ver, así entenderán un poco el como sienten los hombres de verdad.

  http://www.youtube.com/watch?v=ZuMNJVImHe4