Guitarra Rompe Ojetes se vuelve a reportar, ahora desde Sendai -Japón-; luego de que un terremotito de 8.9 grados en la Escala de Richter me despertase suavemente, mientras dormía una siesta en una hamaca con vista al océano.
Habiendo leído el artículo de mi nuevo colega, The Outlaw, quedé conmovido; cuando se puso a hablar sobre lucha libre volví a tener 13 años. Es un buen tópico que casi no habíamos explotado en la página, pero que debe estar dentro de las prioridades de cualquier hombre rudo.

♪ Mi vieja mula ya no es lo que era, ya no es lo que era ♪
Antes daba gusto ver todas las semanas la lucha libre; pero han cambiado muchas cosas en la WWF (como será que ha cambiado, que ahora se llama WWE; todo porque unos maracos amantes de los animales, que usaban la misma sigla, los demandaron y les ganaron el juicio).

La actual ‘PG Era’ está dirigida hacia la pendejada, casi mayoritariamente con peleas normales y nada de sanguinarias -olvídense de ver chocolate-, luchadores de mierda sin gancho ni carisma (donde los únicos antiguos que están salvando serían Triple H y The Undertaker), quitaron todos los especiales mensuales que alguna vez conocimos (sólo falta que saquen “Royal Rumble” y “Wrestlemania” para que la terminen de cagar). Hasta el evento más cagón que hacen tiene una infraestructura monstruosa con una entrada y pantallas gigantes abismantes, ocupan pirotecnia incluso cuando aparece el árbitro y ni sé… Todo se volvió  muy plástico y embasado. En unos cuantos años todo se volvió una mierda, ni da gastarse en ver el programa; los escritores y la producción creativa deberían ser quemados en aceite hirviendo. Le mataron todo el encanto a una de las mejores cosas que le pudo pasar a la humanidad y a la rudeza en general.

La cosa era diferente hace más de diez años atrás, cuando estaba ‘The Attitude Era’ (periodo comprendido entre marzo de 1998 y marzo de 2001); la MEJOR época de todas.
En ese tiempo la WWF la estaba viendo peluda con sus dos principales competencias (WCW y ECW), así que los escritores se hicieron cagar, logrando proezas monumentales y llevaron la lucha libre al extremo, sin la necesidad de tanta parafernalia tecnológica o de infraestructura; sólo necesitaban de figuras llamativas, peleas salvajes y algo de desorden (como pueden verse en las aperturas de “Raw is War”“Smack Down!” de ese tiempo):

1) Inicios de tipo épico, con buen acompañamiento del locutor, música e imágenes para lograr algo aplanador y que te dejara para la cagada. Si no comprenden lo que digo, les dejo adjunta la mejor introducción de un evento que haya visto: “Wrestlemania 2001”. Eran historias que demoraban en gestarse, desarrollarse y tener un desenlace; como bien se puede ver aquí: “King of the Ring 1998” o “Unforgiven 2000”. No era al peo que dos gueones se agarraran a coscachos y se sacaran la cresta porque si.

2) Una generación de luchadores cabrones que marcó estándares: Stone Cold, The Rock, Triple H, Shawn Michaels, The Undertaker, Kane (cuando ocupaba máscara y era una especie de monstruo salvaje, incivilizado e indomable), los tres personajes de Mick Foley (Mankind, Cactus Jack y Dude Love), Chris Jericho, Kurt Angle y un largo etc. Da lo mismo si fuesen ‘buenos’ (face) o ‘malos’ (heel); todos eran personajes bien caracterizados, cada uno tenía algo que lo distinguía del resto e incluso hasta las canciones de entrada que usaban eran bien buenas (ya llega a ser mítico el tema de Motörhead para Triple H, que incluso lo tocó la banda en “Wrestlemania 2001”: ‘The Game’).
Además de que habían equipos como los Degenerados, los Dudleys o los Hardys: duplas que realmente lo eran, de esos gueones que parecían estar unidos de la cadera y que no peleaban por separado. Ahora no tiene gracia ver a equipos tipo “Juan Pérez & Pedro González”.

3) Eventos especiales que ya no están, los que tenían ciertas particularidades: el torneo anual de “King of the Ring” o unas peleas de equipo que sólo se hacían en “Survivor Series”. Creo que incluso ahora ya le quitaron el peso que tenía la Batalla Real de “Royal Rumble”: antes el ganador tenía derecho a pelear por el cinturón más importante dos meses después, en la pelea estelar de “Wrestlemania”; actualmente lo meten a pelear por ese mismo título, pero a mitad del evento.

4) Peleas especiales, brutales, magnas y que distinguían de cualquier otra: jaulas y celdas infernales, luchas violentas -con cuanta mierda encontrasen para descrestarse; las favoritas eran las tachuelas y garrotes con alambre de púas al que le prendían fuego-, Hombre de Acero (una hora de lucha sin pausas), enterrado vivo, Pelea Infierno (se le prendía fuego a todo el borde del ring), TCL (lucha de sillas, mesas y escaleras)… Y de seguro estoy olvidando una que otra.
Véanse en eventos como “King of the Ring 1998”, “No Way Out 2000”, “Wrestlemania 2000”, “Judgment Day 2000” o “Summer Slam 2000”.

Ya en marzo de 2001 terminó el periodo de ‘The Attitude Era’, al haber conseguido la WWF comprar las dos empresas que le hacían la competencia (WCW y ECW), pero eso no significó que desde ese mismo día decayera toda la huevada. En realidad también fue bien entretenido hasta marzo de 2002 (poco después de eso pasó a llamarse WWE y se fueron a la mierda):
Los guionistas inventaron que las otras dos compañías llegaban invadiendo a la WWF y haciendo pensar que podrían hacerla quebrar. Bajo ese guión hicieron llegar de a poco a los otros luchadores que tenían tanto renombre como los que dije en el segundo punto: Rob Van Dam, Diamond Dallas Page, Booker T, entre varios más; pero el más notable fue dentro de unos cuantos meses, cuando hicieron volver a Hulk Hogan en persona -después de haberse ido por nueve años-.

Ahora sólo me queda decir: pobres los pendejitos que tengan que ver la mierda de ahora por la televisión; no saben de las barbaridades que se perdieron por nacer después. Si quieren ver algo con las pelotas bien puestas, busquen videos por internet o DVD’s en algún local sobre todo eso.

En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.