Saludos hijos de Putin, mujeres peludas y feas que fingen ser rudas para que alguien se las coja, homosexuales disfrazados de hombres tolerantes y puercos capitalistas en general. Desde mi cuarte general en Tripoli, os saluda y bendice El Profeta.

Hoy conmemoramos los 50 años de un día que marcó un antes y un después en la Historia de la Rudeza. El 12 de abril de 1961, en plena Guerra Fría, la gloriosa Unión Soviética (el imperio más rudo junto al Tercer Reich y Horda de Gengis Kan) puso en órbita la nave Vostok 1, primer vehículo tripulado en orbitar la Tierra.

El único tripulante de esta nave, era un sencillo sujeto, de nombre Yuri Gagari, cuya biografía podrá consultar aquí. Se dice que el buen Yuri fue seleccionado en desmedro de su colega Gherman Titov, por encarnar mejor los valores del comunismo soviético, al tener un nombre netamente ruso (Gherman significa “alemán”) y ser hijo de obreros muy pobres. Lo cierto es que más allá de los ideales soviéticos, Gagarin encarna -exaltadas al máximo- las virtudes del común de los hombres de Rusia, cuyo ejemplo ha sido varias veces citado en esta web.

Gagarin fue hijo de trabajadores, nació en Klúshino (Клушино) un pueblo pequeño y pobre, que solo vino a aparecer en el mapa gracias a la Gloria de su hijo ilustre. Trabajó como obrero metalúrgico y luego entro a la Escuela de Aviación Militar del imperio maligno. En 1959 se presenta como candidato al primer vuelo espacial (si, hijos de puta, nadie estuvo allí para contarle como iban a ocurrir las cosas, fue un salto al vacío). De entre 20 cosmonautas finalmente su nombre fue elegido para hacer Historia.

Tras orbitar la tierra  durante una hora y 48 minutos, contra todo pronóstico (aun de las autoridades rusas que creyeron que moriría) Gagarin retornó a la Tierra, sin embargo las cosas no fueron tan sencillas, pues como todo aparato de fabricación soviética el Vostok 1 experimentó graves fallas. El módulo reservado a los equipos no se separó de la cápsula de Yuri y termino ardiendo junto a esta al entrar a la atmosfera terrestre. Ocurrido esto, Gagarin no descendió dentro de la cápsula, sino que saltó de ésta en paracaídas y fiel al estilo ruso, se fue en una nave espacial y llegó a pié. Se dice que la primera persona en verlo fue una anciana campesina de Tajtarova quién le preguntó ‘¿Vienes del espacio exterior?‘ a lo que el Héroe respondió ‘Seguro que sí, pero no tema, soy soviético‘. Un macho.

La vida de Yuri después de la Hazaña siguió dando testimonio de su Rudeza y su sangre rusa. Se dice que era un gran aficionado al Vodka y a las mujeres (y con las rusas ¿quién no?). Incluso, pocos meses después de su viaje al espacio, debió lanzarse desde un segundo piso para que su mujer no lo descubriera haciéndose el interesante con una joven enfermera en un sanatorio, hecho que casi le cuesta la vida.

¿Dónde está Yuri Gagarin? ¿Por que siempre vemos fotografías suyas como un hombre joven? Pues con la misma Hombría con la que vivió, Gagarin abandonó este mundo a los 34 años tras accidentarse volando un Mig 15 el 27 de marzo de 1968. Las causas reales del accidente recién comienzan a salir a la luz. Durante años, el Partido Comunista sostuvo que Gagarin realizó una maniobra suicida con el fin de evitar que su avión se estrellara contra una escuela llena de niños. Los cerdos amerikanski por su parte, atribuyeron al accidente a que Gagarin habría estado borracho al abordar el avión (como sea, las dos versiones son rudas).

En días recientes se ha develado que la verdadera causa del accidente podría deberse a una maniobra violenta para evitar colisionar con otro objeto ¿Otro avión? ¿Una sonda atmosférica? Mucho se ha especulado que habría existido un complot de la KGB para terminar de manera heroica con la vida de un Gagari cada vez más aburrido de que su nombre y sus palabras fueran tergiversadas por la propaganda comunista,misma que en su momento le atribuyó al cosmonauta la célebre frase ‘No veo ningún Dios aquí’, que en realidad fue inventada por el premier Nikita Jrushchov. El verdadero llamado que el Héroe Soviético hizo al ver por primera vez la Tierra desde el espacio fue:

«Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos».