A ver, bultos, algo me tiene reventadas las pelotas desde hace años: aquí la cagá no es como en las barras bravas. Si dentro del mismo género te gusta una banda, no significa que odiarás a la otra; todo forma un gran complemento y se enriquece (sería de pobre y triste gueón que fuese al revés). Grupos cabezones no se forman todos los días; y puta que son buenos estos dos, además de que uno se hizo a partir de la costilla del otro.

Metallica & Megadeth / James Hetfield & Dave Mustaine / “Master of Puppets” & “Rust in Peace” / etc etc etc.
Lo mejor que pudo ocurrir fue que echaran a Dave Mustaine de Metallica, sino no existiría Megadeth; 2×1.


Metallica es ley, si no les parece entonces desayúnense un buche de semen. No se gasten con los típicos comentarios que desde que sacaron el “Black Album” se comercializó, que dejaron su esencia underground y toda esa paja molida que vale callampa. Fueron la banda más cabrona del planeta en su época; pero desde mediados de los 90’s en adelante se pusieron amorfos los conchatumares, bajaron su nivel aunque no se vuelve un producto vomitivo (basta con ver la última vez que vinieron a Santiago en el 2010: más de 55.000 pelotudos amontonados en el Club Hípico). Probaron todo lo que debían probar con sus cinco primeros discos, con eso se ganaron mi respeto, así que lo que hagan ahora me chupa un huevo; pueden hacer lo que carajos quieran, lo que vi no me lo quita nadie.

Megadeth en cambio siempre ha ido parejito y constante: siempre muy respetables, pero nunca alcanzó el éxito macro masivo que si tuvo Metallica; tampoco les dio el impulso experimental, así que nunca subieron mucho en un disco y bajaron demasiado con el siguiente. Tienen un repertorio igual de contundente, a prueba de putazos, en vivo también son una aplanadora (que cualquier rudo que se jacte de tener las bolas bien puestas ha de haber visto). En Metallica son más una banda -tres gueones + un bajista de turno viendo qué hacer-, en cambio aquí es un sólo cabrón tomando las decisiones y rotando la formación a su antojo bastante seguido. Dave Mustaine presidente del rock.

Ya fue, bandazas ambas dos, capos del sistema interplanetario; paren de pelearse, horda de agueonados. Incluso entre ellos ya no hay discusiones, por algo están de gira con esta mierda de The Big 4 -junto con Slayer y Anthrax-.
En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.