Saludos rudos lectores, desde el exilio les escribe Bananero Kafkiano, profeta del pesimismo y apóstol de la rudeza. He hecho un alto en la planificación de mis malignos planes de conquista mundial para compartir unas palabras sobre la muerte.

Mucho marica se ha dado cuenta de su mortalidad con los últimos acontecimientos referentes a Amy Winehouse. Cuando muere un famoso siempre hay exageradas muestras de tristeza, una competencia por mostrarse más afectado que todos los demás y una necesidad de hacer público el dolor sentido. Creo que es la dejación y el olvido las cuestiones que explican fenómenos como éste.

La gente se olvida de la muerte, la hace a un lado como si nunca le fuera a tocar, siempre son otros los que mueren. Mas las muertes con publicidad les recuerdan que son mortales y, entonces, el dolor y pena afloran con exageración, pero no porque la muerte del susodicho sea sentida (tal vez también), sino que porque podrían haber sido ellos. De modo tal, que comienzan a actuar como quisieran que los demás lo hicieran si hubieran sido ellos los fallecidos.

Y en estas circunstancias es cuando el espectáculo inicia, aquel que prueba esa verdad absoluta de la sabiduría popular que reza: “No hay muerto malo ni novia fea.” Consecuentemente, cada quien desfila y da llorosos discursos y declaraciones acerca del virtuosismo del difunto. Al parecer, sería de mala educación recordar que el difunto era un vicioso, que no seguía las advertencias ni consejos familiares y otras tantas irresponsabilidades típicas de quienes aún son jóvenes y pueden darse gustos auto-destructivos.

Ya he escrito en mi blog que “eso que llaman decir las cosas a la cara, no es lo mismo que la honestidad. Ser honesto es lo mismo que ser decente, razonable, justo u honrado; mientras que el que dice las cosas a la cara es un imbécil que trata de destacar ante la sociedad afirmando que no oculta ni lo que piensa.” Y aquí podríamos encontrar el límite de lo que podemos decir sobre el difunto.

En definitiva, no veo nada de malo en recordar quien era para nosotros tal o cual persona, pero siempre es una falta de respeto olvidar quien era realmente. Quizás la siguiente canción sea suficiente para que se entienda mi idea:

Amy Winehouse – You know I\’m not good

Meet you downstairs in the bar and heard
Your rolled up sleeves and your skull t-shirt
You say why did you do it with him today?
And sniff me out like I was Tanqueray

Cause you’re my fella, my guy
Hand me your stella and fly
By the time I’m out the door
You tear me down like roger moore

I cheated myself
Like I knew I would
I told ya, I was troubled
You know that I’m no good

Upstairs in bed, with my ex boy,
He’s in the place, but I cant get joy,
Thinking of you in the final throws, this is when my buzzer goes

Run out to meet your chicks and bitter
You say when we’re married cause youre not bitter
There’ll be none of him no more
I cried for you on the kitchen floor

I cheated myself
Like I knew I would
I told ya, I was troubled
You know that I’m no good

Sweet reunion, jamaica and spain
Were like how we were again
I’m in the tub youre on the seat
Lick your lips as I soak my feet

Then you notice lickle carpet burn
My stomach drops and my guts churn
You shrug and it’s the worst
To truly stuck the knife in first

I cheated myself like I knew I would
I told ya I was troubled, you know that I’m no good
I cheated myself, like I knew I would
I told ya I was troubled, yeah ya know that I’m no good

Finalmente, una apreciación muy personal… Me emputecen esas tonterías de que una vez muerto se llega y/o está en un lugar mejor… NO HAY NADA MEJOR QUE ESTAR VIVO, MIERDAS!!!

May the schwartz be with you!