Hola, conchas de su madre. Guitarra Rompe Ojetes viene de pasada, antes de ir a saquear tumbas, para recordarles la razón de por qué crestas siempre que firmo algo nombro entre medio al Espíritu Page.

Más les vale, hijos de la gran puta, que les diga algo el término Led Zeppelin. Una de las bandas más grandes existentes, la agitaban como nadie y si se les paraba el hoyo podían armarte toda una estructura épica; en el caso que no conozcan ‘Stairway to Heaven’ mejor cuélguense de las pelotas. Si me dicen Jimmy Page, se me viene la imagen de un cabrón tocando una Gibson Les Paul roja de doble mástil.

«Lo que él hacía con su guitarra era muy crudo; no era como los maricones de hoy que tocan con 40 pistas rítmicas porque no saben tocar rítmico. Si lo oyes sabes lo que estaba sintiendo; en aquel entonces, él tenía unos testículos enormes: hacer que una guitarra tan débil sonara tan grande es una forma de arte… Además, ya sabes, es Jimmy Page.»
-Dave Mustaine-

En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.