Hola, hijos de puta. Guitarra Rompe Ojetes ha vuelto de su viaje espiritual en las montañas de Nepal, donde estuvo el último par de meses. Hubiera estado más tiempo allá, pero puesto que recibí un mensaje de mis colegas recordé que la misión de un hombre rudo jamás termina en un mundo plagado de maricones ano-dilatado.

Algunos me han hablado de una película del 2007 que se llama “Into the Wild” y puesto que soy un cabrón culto le eché una mirada. La intensión era buena, pero fue muy malograda con un protagonista emosexual que se va a la rechucha porque se defraudó de su papá, del sistema y cagadas homosexuales por el estilo (además de que la banda sonora está pasada a grunge, ¡PUAJ!).

Para los pequeños mequetrefes, los cuales nacer después no les hizo un gran favor al hacerles desconocer películas de verdad, les digo qué cosa lleva la batuta: “Easy Rider” (1969). Porque cuando a fines de la década todo estaba plagado de hippies hablando de la Revolución de las Flores y mariconerías por el estilo, Peter Fonda y Dennis Hopper hicieron historia. Nadie más que ellos dos podían hacer la testosterónica travesía de atravesar la carretera entre Los Ángeles y Nueva Orleans en sus motos sólo porque se les paró el hoyo y querían escupirle en la cara a quienes les impidiese ser los forajidos que eran. Viaje plagado de rock, chaquetas de cuero, alcohol y drogas, sicodelia, putas y todo lo que es políticamente incorrecto. “Buscando mi Destino” -pasado al español-, qué título más omnipotente; ¡qué mejor!

Se cagan en todo lo que se les dice que está establecido, y qué manera de coronarla Jack Nicholson (¿acaso creían que el reparto fue al peo?) en medio de una conversación drogona:
“No les temen a ustedes, temen lo que representan para ellos: la libertad. Hablar de ella y practicarla son cosas distintas; es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. No digas a nadie que no es libre porque se pondrán a matar y mutilar para mostrarte que sí. No pararán de hablar de la libertad del individuo, pero ven a alguien libre y les asusta; y el miedo les hace peligrosos.”               

Demasiado bueno para ser verdad, tenían que salir los amargados de mierda a quienes se refería nuestro amigo; así que uno murió a garrotazos y los otros dos a escopetazos. Nada de cagar como homosexuales de hipotermia, inanición o envenenados; muertos como machos, en su propia ley y ya no hay vuelta que darle. ¡Me cago en la puta!

Ya fue, cierren el debate; cinco guitarrazos rompeojetes para la película. Más encima la banda sonora es algo de otro planeta, nunca hueones del calibre de The Band, Jimi Hendrix y Steppenwolf cedieron los derechos de sus canciones para armar algo así de magno. Aparte el tema principal es algo que cualquier rudo debe conocer: ‘Born to Be Wild’. ‘Nacido para Ser Salvaje’, no puede haber algo con las bolas más forjadas en acero que eso; si usted es un pobre y triste hueón que no la llegase a conocer apriete “Play” en el video que puse abajo, donde está la apertura de la película (y es de macro puto que no te den ganas de verla teniendo eso frente a tus narices).
En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.