¡Si, conchatumare! La cagá se demoró pero llegó. Los mariquitas de países desarrollados podrán haber visto la película hace varios meses, apenas la soltaron; pero uno, en tanto, que está matando cocodrilos gigantes con una cuchara en las costas indias, tuve que esperar más tiempo para que los cines de acá la trajeran. Si el 2010 se convocó a toda la comunidad ruda a nivel mundial, con la primera parte de The Expendables, ahora volverá a pasar con la secuela dos años después. Si usted es un ano dilatado que no le gusta que le spoileen la hueá, entonces mueva la raja y vaya a verla al cine (bah, de todas formas no pensaba adelantar mucho).

Mismo grupo de mercenarios: Sylvester Stallone, Jet Li, Jason Statham, Dolph Lundgren, Terry Crews y Randy Couture. Bruce Willis, el jefe, aparece para cobrarles un favor que le debían: les pide que vayan a recuperar una hueá que estaba dentro de un avión, que se hizo corneta, en unas montañas de Europa del este. Todo bien hasta ahí, pero estando allá aparece otro grupo, comandado por el eterno Jean-Claude Van Damme, y los cagan con la misión. The Expendables ahora tienen que buscarlos, quitarles lo que se llevaron y machacarlos a cornetes o el mundo explotará. Invitados especiales, aliados de nuestros amigos: Chuck Norris y Arnold Schwarzenegger. El reparto no se anda con hueás, es un dream team de películas de acción; muertes a destajo, balas infinitas, explosiones en cantidades industriales, cero seriedad… ¡Ah! ¡Qué belleza es el séptimo arte!

El trailer debajo de esto. De macro puto que no te den ganas de verla teniendo esto frente a tus narices.
En el nombre del Padre Blackmore, del Hijo Iommi, del Espíritu Page. Amén.